lunes, 26 de julio de 2010

Cuando las barbas del vecino…

 

Domingo, 25 de Julio de 2010 , Ricardo Lacasa

El próximo fin de semana comienzan las fiestas. ‘Feria y Fiestas en honor de Santa María de África’, quede clara la denominación como históricamente sigue rezando su nombre oficial, hasta que, como sucedió en los años de la II República, los laicos de turno u otros no precisamente ateos, nos salgan diciendo más pronto o más tarde que hay que borrar cualquier referencia a la Patrona. Ojalá me equivoque.
Ferias un año más sin pregón ni pregonero. Erre que erre. Pero eso sí, ferias con ruido, con el ensordecedor ruido de siempre. En pleno centro, a pie de las viviendas de la Marina y alrededores. Guerra sin cuartel de watios y decibelios. A ver quien da más. Menos mal que el Hospital ya no está cerca del ferial. Aquello era para sufrirlo y soportarlo, especialmente si el viento soplaba de poniente.
¿Es que no es posible una feria sin ese atronador escándalo de equipos de sonido? ¿Es preciso tanto ruido para hacerla brillante y animada?
Dicen que por encima de los 90 decibelios y en función del tiempo de exposición, las personas pueden sufrir lesiones degenerativas en el oído e incluso pérdida de audición, además de propiciar irritabilidad, neurosis depresivas y estrés. Me gustaría saber hasta cuanto se dispararían esos niveles una cualquiera de estas locas noches en el parque de La Marina.
Pues eso, pensemos ya en un recinto ferial sin tan insoportable contaminación acústica, algo que, al menos en Ceuta, parece poco menos que una utopía, y no hablo ya sólo de la Feria. Para eso, me imagino, debería existir una normativa específica para el Real y proceder en consecuencia.
Se precisarían sonómetros, claro. Pero resulta que la Policía Local carece de ellos según hemos sabido esta semana, porque sus dos aparatos estaban averiados, vaya usted a saber desde cuando. Vamos, que para poder controlar la escandalera de las manifestaciones de los parados, tuvieron que pedir prestado expresamente uno y, con él en mano, controlar el dislate que traía en jaque a tantas personas. Digo yo, que de la misma forma y diligencia con la que se ha actuado contra tal algarada, ¿no podría hacerse lo mismo con el estruendo que irradia nuestro Real de la Feria.
Llámenme aguafiestas si quieren, pero atención a la sentencia de un juez de Alcorcón, que ha dado la razón a una asociación de vecinos, obligando al Consistorio al traslado del ferial “a donde no se alteren las condiciones de vida de los vecinos, dado que no es posible adoptar respecto a estos eventos medidas eficaces que impidan la contaminación acústica”, según leíamos en ‘El País’.
De nada han valido los argumentos del ayuntamiento de que las actividades feriales que se celebran en esos terrenos sean excepcionales y fruto del arraigo. Además, según se pone de manifiesto también en dicha información y para demostrar que los ruidos ocasionados por las fiestas “son difícilmente tolerables”, el magistrado destacaba que estudios encargados al efecto por el propio consistorio así lo manifestaban ya que “los niveles registrados son significativamente superiores a los máximos establecidos por la normativa ambiental”, concluía dicho estudio.
Total que si no se cambia de ubicación, el juez obliga al Consistorio de Alcorcón “a adoptar medidas eficaces para que no se superen los límites de contaminación acústica permitidos”.
Sobran más comentarios. Nadie dice que tengamos que ir pensando en abandonar ese extraordinario recinto ferial de la Marina, orgullo de propios y admiración de extraños. Ni hay terrenos para ello ni tampoco los encontraríamos mejor ubicados y con tan precioso escaparate.
Acábese aquí también, sí, con tan infernal problemática. Que podamos hablar, gozar de la fiesta, bailar o disfrutar de una atracción sin que nos martillee los oídos el bronco y estrepitoso rugir de los bafles en una especie de desenfrenada y loca competición de a ver quien puede más.
Atentos al parche. La sentencia no ha podido ser más clara. Y por lo que a mí respecta, cuando comience el estruendo ya estaré en un oasis de silencio, lejos de aquí. Este año paso de Feria. Y vaya mi solidaridad con ustedes, vecinos de la Marina, las principales víctimas diarias de ese torrente desenfrenado de decibelios.

http://www.elfarodigital.es/blogs/191-ricardo-lacasa/14358-cuando-las-barbas-del-vecino.html

miércoles, 21 de julio de 2010

La Policía Local medirá desde hoy el ruido de los manifestantes de CCOO

 

sociedad - MIÉRCOLES, 21 DE JULIO DE 2010

medidas

La Policía Local medirá desde hoy el ruido
de los manifestantes de CCOO

CEUTA
Antonio Gómez
ceuta
@elpueblodeceuta.es

Con la resolución de la delegación del Gobierno en mano, que impide a los manifestantes diarios de CCOO elevar sonidos por encima de los decibelios legalmente permitidos, la Policía Local empleará desde hoy el sonómetro y procederá a sancionar a los que, con golpes de tambor, pitos o vuvucelas, eleven el nivel de ruido que esté permitido.
Uno de los dos sonómetros, que están en Madrid para su calibración, estará en disposición de los agentes a lo largo de la mañana de hoy. La nueva resolución emitida por la Delegación del Gobierno, que no impide a los manifestantes a ejercer su derecho constitucional, sí hace hincapié en que no se corte el tráfico y no se hagan ruidos molestos.

http://www.elpueblodeceuta.es/201007215201.html

viernes, 16 de julio de 2010

EL RUIDO DE LOS PARADOS

Los comerciantes del centro se quejan de las molestias del ruido que les produce todos los días durante los últimos meses la manifestación de los parados



video

El Ayuntamiento tiene la competencia: exíjale.

 

Es frecuente escuchar a los clientes que vienen a exponerme su caso sobre un problema de contaminación acústica que hagan referencia a lo que les dice su Ayuntamiento. Es un lugar común, por la frecuencia con que lo escucho, la referencia a la falta de medios para adoptar una solución o realizar una medición.

Pues bien, debo decir que tal respuesta no se ajusta a los mandatos que la ley impone a los Ayuntamientos en la lucha contra la contaminación acústica. Se trata simplemente de una excusa para no llevar a cabo la misión que tienen encomendada.

Si Vd. estimado lector alguna vez tiene que acudir a su Ayuntamiento para denunciar un problema de ruidos -ojalá no los padezca- y alguien le da una respuesta como la señalada o similar, dígale a su interlocutor que se equivoca. Si quiere dar a su respuesta, petición o queja mayor peso, utilice este consejo como argumento de autoridad y dígale que eso no lo dice Vd. sino un abogado experto en ruidos. Utilice estos consejos sin ningún tipo de prejuicio.

Permítame que le aporte algunos datos legales y jurisprudenciales por si su conversación requiere que Vd. hable con propiedad. Para no hacer este artículo demasiado profesional y tedioso sólo me referiré de manera explícita a las normas de Andalucía -mi Comunidad Autónoma-, aunque todas las demás Comunidades con normas sobre la materia deben tener en las mismas  cláusulas similares a las que expongo.

En materia de ruidos la competencia de vigilancia, control y disciplina de la contaminación acústica -respecto a los ruidos que normalmente le pueden afectarle a Vd.- son atribuidas a los Ayuntamientos por el artículo 4 del Decreto 326/2003, de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía.

Si la fuente de ruido es proveniente de un bar (con o sin música), restaurante, terraza o discoteca, la Ley 13/1999, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía, confiere a los Ayuntamientos las funciones de policía, inspección y control de dicho tipo de establecimientos (artículo 6).

Complete el argumento diciendo a su interlocutor que la Ley 30/92 establece que la competencia es irrenunciable (artículo 12). Cualquier funcionario sabrá a que ley se está refiriendo.

Para rematar, ilustre a quien le escuche indicándole que los Tribunales no permiten a las Administraciones Públicas que se escuden en el argumento de la falta de medios para dejar de ejercer las competencias que tienen legalmente atribuidas –las de lucha contra el ruido en este caso.

Diga esto con toda la seguridad y rotundidad de que sea capaz, su interlocutor le tendrá por una persona que sabe de que está hablando y le tratará de manera distinta. Comience a ejercer sus derechos.

2010 © Francisco Soler Luque

Abogado

 

http://www.solerluque.com/su-abogado-asesor/el-ayuntamiento-tiene-la-competencia-exijale